Conoce 8 tipos de ciberviolencia y cómo prevenirla

Conoce 8 tipos de ciberviolencia y cómo prevenirla

Cada día es mayor el tiempo que permanecemos expuestos a las pantallas y a los contenidos que se difunden a través de los diversos canales digitales como son: Internet, redes sociales, plataformas de mensajería, plataformas de juegos, entre otros. Ese mayor tiempo de conexión, representa también un mayor riesgo de sufrir ciberviolencia.

Es así como del mismo modo en que diversas manifestaciones de la violencia están presentes en la cotidianidad, diferentes tipos de abuso se trasladan a los espacios virtuales. Y aunque estas agresiones no dejen consecuencias físicas, constituyen, igualmente, una experiencia traumática que tiene graves repercusiones en la salud mental.

Niñxs, adolescentes, padres, profesores y cuidadores pueden contribuir a hacer del mundo digital un entorno seguro. El primer paso para lograrlo es identificar los tipos de ciberviolencia, los riesgos en línea y tomar acción para minimizarlos.

Tipos de riesgo

En su informe “Violencia viral” la Fundación Save The Children ha definido diferentes tipos de manifestaciones de ciberviolencia. Conócelas y aprende a identificarlas.

Ciberacoso o cyberbullying: constituye el acoso o la intimidación haciendo uso de tecnologías digitales. Tiene como propósito atemorizar, enfadar o humillar a otras personas. Generalmente, es una extensión del acoso tradicional y suele agravarse por la viralización de los contenidos.

¿Cómo se manifiesta?

  •         Con la difusión de mentiras, fotografías o videos vergonzosos de alguien en redes sociales.
  •         Con el envío de mensajes, imágenes o videos hirientes o amenazantes a través de plataformas de mensajería.
  •         Haciéndose pasar por otra persona para enviar mensajes agresivos en su nombre.

Happy slapping: este tipo de violencia hace referencia a la difusión de grabaciones de agresiones físicas, verbales o sexuales hacia una persona.

Consecuencias

  •       La víctima es sometida a humillaciones públicas reiteradas.
  •       El menor agredido se convierte en una víctima reconocible.
  •       El niñx es ridiculizado también por quienes acceden al material publicado.

Grooming o Cibergrooming: es cuando un adultx se pone en contacto con un niñx o adolescente a través de Internet para ganarse su confianza y luego involucrarlx en una actividad sexual.

Fases del grooming

  •       El abusador finge ser niñx o adolescente.
  •       El agresor insiste en mantener todo en secreto.
  •       El perpetrador pregunta si alguien sabe de la relación del menor con él o si alguien accede a sus dispositivos.
  •       Cuando se siente en confianza, introduce conversaciones de tipo sexual.
  •       El perpetrador obliga a la víctima a hablar de sexo, enviarle material sexual o a tener un encuentro sexual con él.

Exposición involuntaria a material sexual y/o violento: Por su acceso ilimitado a Internet, los niñxs y adolescentes son vulnerables a encontrar material dañino mientras realizan sus búsquedas en línea. Además, otras personas pueden enviarles y obligarlos a ver dicho material a través de chats o correos electrónicos.

¿Qué afecta?

  •       El desarrollo del menor.
  •       La comprensión de la víctima en torno a las relaciones personales.

Incitación a conductas dañinas: esta expresión de violencia busca afectar la salud e integridad  física de los niñxs o adolescentes expuestos a ella.

Promueve:

  •       La autolesión.
  •       El suicidio.
  •       Retos virales peligrosos.
  •       Desarrollar trastornos alimenticios.
  •       Mantener en secreto este tipo de comportamientos.

Sexting: este término se refiere al envío de mensajes o material con contenido sexual a través de Internet o plataformas de mensajería. Si bien, el envío de este material suele ser con consentimiento, quien lo envía pierde todo control de éste.

Riesgos del sexting

  •         Difusión sin consentimiento.
  •         Extorsión.
  •         Viralización.
  •         Distorsión de la sexualidad en menores de edad.
  •         Suplantación de identidad.

Sextorsión: ocurre cuando una persona ejerce poder sobre otra, a través del chantaje, amenazándola con publicar contenido o información de carácter sexual que la involucre si no cede a sus exigencias.

Puede causar:

  •         Desasosiego.
  •       Ansiedad y depresión.
  •         Ataques de pánico.
  •         Agorafobia.
  •         Aislamiento.

Ciberviolencia en la pareja o ex pareja: tiene como propósito controlar o perjudicar a la pareja o ex pareja. Puede significar el traslado de la violencia física al mundo digital y usualmente se nutre de otros tipos de abuso online.

¿Cómo sucede?

  • Controlando la ubicación de la pareja, sus conversaciones e interacciones en Internet y redes sociales.
  • Apropiándose de las contraseñas de las cuentas de redes sociales y correo de la víctima.
  • Difundiendo secretos o material sexual explícito.
  • Suplantando la identidad de la pareja para hacer publicaciones.
  • A través de comentarios degradantes o amenazantes.

¡Cuidado con el sharenting!

Además de las formas de violencia ya mencionadas, existe una práctica de alto riesgo que también puede vulnerar y exponer los menores a la ciberviolencia.

Sharenting: constituye la divulgación de información de la vida de los menores por parte de los padres, lo cual no busca causar perjuicio, pero puede exponer o poner en situación de vulnerabilidad al niñx o adolescente.

5 tips para generar un entorno seguro en Internet

Todxs podemos contribuir para hacer que los espacios virtuales sean seguros para los niñxs y adolescentes. El acompañamiento permanente, estar atentxs a las señales de alerta y tomar acción en caso de que se presente alguna, puede ser la mejor manera de protegerlos.

  1.   Comunicación abierta: sostén un diálogo abierto y sincero con los menores y explícales las situaciones qué pueden presentarse en los ambientes virtuales, diles que en caso de que se presente algún tipo de incidente siempre pueden recurrir a un adulto de confianza y enséñales a tener una relación positiva con la tecnología.
  2.   Hábitos sanos online: Instrúyelos para que hagan un uso responsable de las herramientas tecnológicas, aliéntalos a ser amables y respetuosos en el mundo digital y concientízalos de las repercusiones que pueden tener las publicaciones online, ya que este material, sea comentarios, fotos y videos, deja de ser privado.
  3.   Conexión con los hijxs: comparte tiempo de conexión con niñxs y adolescentes y genera interacciones positivas y seguras. Así mismo, ayúdalos  a reconocer informaciones y contenidos inapropiados para su edad.
  4.   Uso de la tecnología para garantizar seguridad: explora y saca provecho de las aplicaciones y herramientas que pueden ayudar a proteger a los menores. Además, explícales cómo proteger su información privada.
  5.   Bloquear, reportar y denunciar: en caso de percibir situaciones que puedan afectar a una persona, bloquea, reporta o denuncia la situación o el contenido perjudicial y comparte con niñxs y adolescentes las herramientas que ofrecen las diferentes plataformas para este fin.

El lugar donde ocurra cualquier tipo de abuso, no lo hace diferente. La ciberviolencia tiene graves repercusiones en los sobrevivientes. Súmate a esta lucha y alza la voz en contra de todas las manifestaciones de violencia. Únete al movimiento #YoDigoNoMás y rompamos juntxs las cadenas del abuso.